sábado, 20 de julio de 2013



A NUESTRO QUERIDO JONATHAN. in memorian
3ra. edición









escribe K.Mangione
20/07/2013 POST, KM

ESTA NOTA FUE PUBLICADA EL 20 DE JULIO DE 2008,
CREO QUE FUE LA MÁS COMENTADA Y UNA DE LAS MÁS LEÍDAS.
DICE COSAS MUY SIMPLES, QUE TIENEN QUE VER PRECISAMENTE
CON LA COSA MAS GRANDIOSA DE LA VIDA: LA AMISTAD
ESPERO QUE LOS NUEVOS LECTORES LA DISFRUTEN Y LOS
INCODICIONALES DE SIEMPRE LA RELEAN.



La ultima vez que pase un día del amigo en Buenos Aires, fue hace 11 años, lo escribo y me recorre un frio helado por todo el cuerpo, aunque la temperatura ambiente de este cuarto de la computadora debe ser en estos momentos de unos 32 grados, y también fue la última vez que
que me puse un pullover de cuello alto en julio, Nahuel (mi nieto) no existía, y mi hijo mayor (Mariano) hacia ya unos meses que estaba en España, el cuadro digno de un cuento de Polli Beard, se completaba con mi perro Jonathan, un salchicha hinchapelotas que se había quedado paralitico 4
años antes, pero como era un digno integrante de nuestra desmesurada familia, no se rendía con facilidad, y andaba como loco con sus dos patas  delanteras y hasta se animaba con las escaleras si intentábamos dejarlo arriba  o abajo sin su consentimiento. Pero esa semana de julio, no empezó bien tenia la mirada perdida, se pasaba horas mirando la puerta de entrada y únicamente agudizaba sus sentidos o levantaba las orejas cuando veía encenderse la luz automática del pasillo en los horarios que solía llegar Mariano a casa. Casi no comía y nos miraba (a mi hijo menor, Pablo y
a mí) con una tristeza enorme, tenia los ojos como empañados y una expresión de cansancio que nos partía el alma, yo solía decirle- No das más no? Y sí, no daba más, el 18 de julio entro en una especie de transe,  salimos disparados a la veterinaria y el panorama era extremo, análisis,
radiografiás, suero, inyecciones y nada, la temperatura no subía, lo llevamos a casa y esa noche dormimos en turnos de dos horas abrazados a el, envuelto en frazadas y con tres estufas alrededor, más todo el amor de que eramos capaces, y la temperatura subió y con ella nuestra esperanza
y nuestra alegría, a la tarde y después de mas inyecciones y mas suero y más todo, hizo pis y lo festejamos gritando y llamando al tercer mosquetero que se desesperaba a distancia, y nos relajamos un poco más. Pero el 20 de Julio, el día del amigo, envuelto en gruesas frazadas y con las estufas al ladito dijo Basta, le faltaban 9 días para cumplir 14 años y todo ese tiempo había sido nuestro y nos había manejado a su antojo. Era un perro piola, no era un estúpido perro fiel, era jodido, tenia carácter y estaba tan loco como nosotros, era calenton, celoso, pajero, no obedecía ordenes de ningún tipo, meaba y cagaba en cualquier parte, menos en la calle obviamente,
osea era un fenómeno. Ese 20 de julio era el final de muchas cosas, pero yo no lo sabia, tampoco
lo sabia mi amiga del alma, Martina, que ese día sabiendo que toda mi atención estaba puesta en Jhoni y no habría oportunidad de copetear a gusto, (como en otros tiempos, cuando nos metíamos en la Parrilla Rosa y salíamos tambaleando los tacos por el empedrado de Recoleta, mareadas
de la sangría mas alucinante del planeta y parando cada media cuadra porque era imposible caminar dobladas de risa) decía, quiso darme una sorpresa y paso por el laburo, pero no pudo ser, yo ya estaba en casa, con el pobre salchichón que agonizaba sin remedio, Daneri, sí, el mismo de la foto, también fue de la partida y pasó toda la tarde aguantando estoicamente mi perorata desesperada, cuando veía que se podía, metía un bocadillo, tratando de aportar algo de cordura y haciéndome
ver la realidad, como siempre bah, con la dosis justa de calma y la inmensa comprensión de quien no tiene las mismas ideas, ni tiene perro y si lo tuviese Actuaría de otra manera, y sin embargo se queda toda una tarde bancando y haciendo equilibrio entre una amiga , su hijo y un perro moribundo.
Esa noche cuando Jonathan se dejo llevar y se relajo, lo hizo entre amigos, Diego
y Charly, amigos de Pablo y Mariano, estaban ahí haciendo el aguante y fueron ellos
los que tomaron las riendas cuando nosotros no reaccionábamos y con ellos llegamos a la medianoche a Wilde, para enterrar a nuestro querido perro bajo la añosa higuera de mi infancia.
Al día siguiente ya no éramos los mismos, nunca más seriamos los mismos , no hubo revancha, unos meses después estábamos en España empezando de Cero, como muchas otras veces, pero lejos muy lejos de nuestros amigos.
Será por eso que cuando el 20 de julio se acerca me invade esta sensación de perdida
inconmensurable. Cuesta toda una vida encontrar un par de almas en las que mirarte y reconocerte, cuesta más todavía ser merecedores de ellas y cuesta mucho pero mucho no tenerlos a mano, por suerte ellos son conmigo y yo no soy sin ellos y así vamos tirando…(para no vender la escopeta)
Son épocas de muchas decepciones y pocos logros, en el mundo entero y en Argentina en particular, no se transitan los mejores tiempos, pero tampoco los peores y tenemos que aprender a ser felices, a cortejar a la vida, a ponerle ganas a la mañana , a rendirle homenaje a nuestros muertos para ser capaces de respetar y querer a los que están vivos y la pelean, aún desde los golpes mas profundos.
Yo me digo eso cada vez que estoy a punto de bajar los brazos, -no tenes derecho- y pienso en mis queridas amigas que perdieron a sus hijos amigos de los míos, en las circunstancias mas tremendas imaginables, y se levantan cada mañana con ese peso en el alma y sin embargo todavía tienen lagrimas para sus otros hijos, risas para sus hermanos y manos para una sociedad que no siempre es justa, pienso en Laurita, que nunca llego a cumplir 15, porque Cromañon se llevo con el fuego su prematura y prometedora vida y el 80% de la vida de sus padres para los que también será muy difícil festejar no solo el día del amigo, si no cualquier cosa festejable- Así que vos, si vos de que te quejas?
Dale, vos que podes, juntate con tus amigos, y emborrachensen, quieransen, mimensen.
Como cae sábado hagan doblete y empiecen a festejar el 19 así hacen felices a los amigos de Fontanarrosa y le dan por culo a los yanquis, que se van a querer matar.



EL QUE TIENE UN AMIGO, NO TIENE DOS.